Etapa 14 (Villafranca del Bierzo-O Cebreiro-Triacastela, 49.1 km) - No se puede uno bañar dos veces en el mismo río

1 Hórreo en Padornelo 

Hoy sí he salido a mi hora, he ido andando hasta la salida de Villafranca siguiendo a una pareja francesa que salió de su casa hace 2 meses. La primera parte ha sido muy llana, por un camino asfaltado entre la N-VI, que se usa muy poco y la aprovechan los bicigrinos, y la A-6, que es la que soporta el tráfico, y también siguiendo el curso del río Valcarce.

De tanto en tanto se sale uno de esa pista para pasar por el pueblo correspondiente y luego se regresa a la misma. Así he pasado por Pereje, Trabadelo, Portela de Valcarce, donde en la Edad Media se pagaba peaje, y Vega de Valcarce (foto 2, castillo de Sarracín). En Portela me ha pasado un grupo de cicloturistas extranjeros todos ellos con sus alforjas iguales y el mismo modelo de bicicleta, por lo que seguro que eran de alquiler, con los que después he coincidido en el Alto de S. Roque, donde me han hecho una foto con la escultura del peregrino frente al viento de J.M. Acuña (foto 7), y más tarde en el propio Triacastela. También otro grupo ciclista, con el que coincidí en O Cebreiro, no me ha adelantado hasta casi llegar a Triacastela, y eso que era sobre todo bajada.

Volviendo a la pista inicial, nada más pasar Ruitelán, se accede a un sendero-camino a la sombra cerrada de los árboles, muy agradable de correr y aún llano; y después se llega ya a Las Herrerías y al barrio del Hospital Inglés (moderno ahora, pero que en su tiempo atendía a los peregrinos ingleses), donde empieza la cuesta, ya en el km 20. Para llegar a La Faba, se asciende por un camino mal empedrado, con vegetación abundante que lo cubre y por el que voy andando, hasta el mismo O Cebreiro (foto 3, paisaje desde el camino de subida a O Cebreiro).

2 Castillo de Sarracín en Vega de Valcarce 3 Paisaje desde el camino de subida a O Cebreiro

Antes se pasa por la Laguna de Castilla (no hay ninguna laguna, salvo los charcos de pis y las plastas de vaca en mitad del Camino). Se pasa por el Teso dos Santos, que indica 152,5 km a Santiago, y enseguida estamos ya en Galicia (foto 4, mojón de entrada en Galicia).

4 Mojón de entrada en Galicia

Unos 2,5 km más arriba se llega ya a O Cebreiro, con sus pallozas (foto 5), sus casas de pizarra y la iglesia prerrománica de Sta. María la Real, donde está enterrado Elías Valiña, el creador de la flecha amarilla que va indicando el Camino (menos cuando algún desaprensivo borra las originales y pinta otras que indican el camino a su negocio). (Foto 6, "rubias" gallegas).

5 Palloza en O Cebreiro 6 "Rubias" gallegas

Sin embargo, aún no se ha alcanzado la cumbre, que está en el Teso da Cruz, un poco más adelante. Después se baja por pista asfaltada a Liñares y desde allí por una senda se vuelve a subir, hasta el Alto de S. Roque, donde está la escultura del peregrino que ya he comentado (foto 7, escultura del peregrino frente al viento, de J.M. Acuña).

7 Alto de S. Roque

Después Hospital de la Condesa, Padornelo (foto 1, el hórreo que encabeza esta crónica) frente al monte Oribio, Fonfría por la que ya voy corriendo cuesta abajo, O Biduedo, donde había una romería (probablemente dedicada a S. Pablo y S. Pedro) (foto 8) y ya por fin Filloval hasta Triacastela.

8 Romería en O Biduedo

Temía que el descenso fuera muy empedrado (al menos yo lo recordaba así), pero no he encontrado ninguna dificultad. En un tramo pasado Hospital de la Condesa había máquinas y obreros trabajando en el firme, al final van a convertir el Camino en Carretera, ¡qué pena!

Reflexión: A menudo los recuerdos condicionan nuestra percepción de las cosas, a veces son mejor que como las recordábamos y otras veces son peor, pero esta es nuestra percepción. Lo cierto es que son distintas y que debemos adaptarnos a los cambios. El Camino desde la última vez ha cambiado y seguirá cambiando: los peregrinos, su forma de emprenderlo, el propio camino... y hasta la motivación para empezar a andar.

El truco del veterano: Cada tarde está cayendo una tormenta por el calor del día, eso me recuerda que en algunas carreras en las que hay que estar esperando la salida y está lloviendo, o mojado, con hierba húmeda... puede ser muy útil ponerse unas bolsas de plástico en los pies, nos las quitamos unos instantes antes del disparo de salida y podremos hacer el primer tramo de la carrera con los pies secos.

Añadir un comentario

Comments can be formatted using a simple wiki syntax.

Arriba